Recubrimiento protector para audífonos

Un audífono vive en un entorno que es totalmente hostil a sus componentes electrónicos: ¡el oído humano! Los audífonos modernos contienen microchips y circuitos en miniatura. El cerumen, la grasa de la piel, la salinidad del sudor, la humedad y los cambios de temperatura pueden tener efectos perjudiciales en estas delicadas partes del audífono, influyendo en su rendimiento.
 

La búsqueda de métodos y materiales para proteger los audífonos comenzó con su invención. Hasta la reciente aparición de la nanotecnología, se utilizó un enfoque más tradicional para proteger los audífonos de la exposición ambiental. Los fabricantes de audífonos utilizaron varios materiales para cubrir los lugares donde se producen los daños en los audífonos, uno por uno. Algunas áreas requerían ciertos revestimientos, y otras (tales como contactos metálicos para los resortes de la pila y las entradas de audio) requerían diferentes materiales protectores. Por lo tanto, aunque el proceso era adecuado, no fue ni eficiente ni rotundamente exitoso.

Nanorecubrimiento

Nano se deriva de la palabra griega para "enano". Se utiliza en combinación con muchas de las tecnologías actuales que utilizan sustancias de tamaño molecular, por lo general 100 nanómetros o menos. El nanorecubrimiento utilizado para los audífonos consiste en una capa de polímero microscópica de grosor nanométrico que protege cada parte del dispositivo. Entra en todas las cavidades y se adhiere a todas las superficies, tanto interiores como exteriores. En comparación con el método de recubrimiento anterior, el nanorecubrimiento cubre áreas de los audífonos que antes no eran "accesibles", ofreciendo una protección completa en lugar de una protección localizada.

¿Cómo se aplica el nanorecubrimiento a los audífonos?

Para recubrir los audífonos, se utiliza un proceso de vacío que permite que el material protector se adhiera químicamente a todas las superficies internas y externas del audífono. El proceso de adhesión crea una película de polímero. Debido a que la película de polímero se une a las superficies a nivel molecular, literalmente se convierte en una parte inseparable de las superficies.

Sorprendentemente, el grosor de la nano capa protectora utilizada en los audífonos más avanzados es de 60-80 nanómetros, o ¡1/1000 del grosor de un cabello humano!

¿Qué hace el nanorecubrimiento en los audífonos?

Cuando los componentes internos y externos de un audífono están protegidos con una capa nano, la humedad se escurre y las partículas se eliminan fácilmente. Esto reduce drásticamente el mantenimiento y prolonga la vida útil de los audífonos. Además, el fácil mantenimiento, junto con un mejor rendimiento y fiabilidad, aumenta la satisfacción de las personas que utilizan audífonos.